Get Adobe Flash player

Las estelas y los monolitos de piedra

Las estelas son objetos de piedra de andesita, de forma rectangular, que tienen un tamaño promedio de un metro de alto y 50 centímetros de ancho. En la mayoría de los casos las estelas tienen talladas una imagen de mujer en posición de parto, por lo que la arqueología atribuye a este símbolo una continuidad con la vieja tradición regional del culto a la fertilidad.

También existen estelas con figuras masculinas y abstractas. Sólo se sabe del hallazgo de estos elementos en los cerros de Hojas y Jaboncillo.

Evidentemente los trabajos en piedra estaban asociados a jerarquías religiosas y políticas. Son repetitivos los testimonios de los cronistas sobre ídolos de piedra existentes en la región. La confirmación se encuentra en las talladuras que aún permanecen en el Colegio Tohallí ubicado en la vía Portoviejo-Manta, antes de ingresar a esta Ciudad. Se trata de cuatro esculturas, la más alta de todas de 1.40 metros, que a pesar de estar desgastadas, dejan ver figuras humanas y zoomorfas.

Otro de los objetos ceremoniales hecho en piedra fue observado por el historiador González Suárez (siglo diecinueve), quien halló en la Iglesia de Picoazá una piedra cuadrangular que tenía en una de sus caras el tallado de un hombre con pico de ave.